sábado, 14 de septiembre de 2013

Cambiar en plena crisis

Cambiar en plena crisis - rubenalonso.es
La situación es complicada, muchas personas luchan cada día contra la desesperación y la impotencia de no encontrar un puesto de trabajo; unos ingresos que le permitan vivir con dignidad. La culpa puede ser de la sociedad, nuestra cultura, el gobierno, la desvergüenza de unos pocos o incluso la indiferencia de muchos. Por desgracia, es posible que ninguna de estas causas valgan para nada a la hora de salir del hoyo ahora mismo, así que tienes que contar con tu mejor aliado, TÚ.


Y ahora viene lo difícil, cambiar. Sí, lo sé, esta palabra da escalofríos, porque la comodidad viene en la naturaleza del ser humano. ¡Me río yo cuando dicen que los perros son animales de costumbres! Los perros simplemente se adaptan a las costumbres de sus amos :-). Cuando algo no funciona y no se consigue lo que se quiere es necesario coger el toro por los cuernos, realizar cambios, reinventarse y adaptarse. Vamos, la teoría de la evolución de Darwin pero acelerada y acomodada al siglo XXI.
“Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios”
Confucio
Lo único constante en la vida es que siempre hay cambios. Así que no te sorprendas si algo cambia, porque ya te aviso yo que algo cambiará, no lo dudes. Y si por el contrario necesitas el cambio, no lo esperes, ¡cambialo tú!

Mira este vídeo tan curioso que encontré sobre la resistencia de las personas al cambio:


Ahora pregúntate: ¿Cuál es tu olla de oro? ¿Tus esfuerzos y riesgos? ¿Cuál es tu bella sirena? ¿Y tu cocodrilo? Seguramente la crisis ha hecho crecer al cocodrilo y hacer más fea a tu bella sirena...


Si te ha gustado, comparte y quédate con la mejor parte: