lunes, 1 de julio de 2013

Telefónica recorta el teletrabajo

Seguro que más de uno ya ha visto esta noticia en los distintos medios de comunicación: Telefónica aplica un fuerte recorte al teletrabajo en España. Es decir, que en una empresa de estas dimensiones recorta el número de empleados con teletrabajo, modalidad que se ha comprobado con creces en todo el mundo como una de las mejores formas de luchar contra la crisis por su aumento de productividad, flexibilidad laboral y conciliación familiar, mejora en la salud física y psíquica, mayor sentimiento de lealtad con la empresa, reducción en el consumo de energía y un sin fin de etcéteras... ¡Genial...!


La noticia dice que según Telefónica "el número de teletrabajadores ha disminuido porque su desempeño era difícilmente medible", así que les ayudaré con algunas herramientas para medir el rendimiento y que seguramente no conozcan:

  • TransparentBusiness: herramienta que permite ver el estado de las tareas de todos los empleados de forma instantánea con la posibilidad de administrar el estado de los proyectos, el flujo de tareas, y ofrecer feedback en tiempo real. De este modo, es posible supervisar el trabajo de una persona que trabaja desde su casa con la misma eficiencia o más que si estuviera en las oficinas de la empresa.
  • WorkMeter: uno de mis favoritos, se trata de un software de productividad que recolecta de forma automática información sobre el uso de las herramientas tecnológicas y te permite obtener datos objetivos sobre actividad, desempeño laboral, concentración, fragmentación, gestión del tiempo, productividad laboral tanto individual como colectiva, etc.
  • Zoho Projects: conjunto de herramientas web para gestionar proyectos y equipos de trabajo. Para ello permite usar calendarios, mensajería instantánea, compartir documentos online, etc.

En definitiva, la forma más fácil para medir el teletrabajo y cualquier tipo de trabajo no es otra que el trabajo por objetivos. Si hago el trabajo que se me pide en el tiempo establecido, ya sea en casa o en la oficina, a la empresa le importará muy poco cómo gestiono mi tiempo para conseguirlo. ¿De qué me sirve pasar 10 horas en la oficina para que me vea el jefe calentando la silla cuando lo hago desde casa en 5 horas?

Una vez más, sale a flote la arcaica filosofía de la revolución industrial donde es más fácil medir el trabajo de los empleados sumando las horas que les ves cosiendo zapatos que sumando los zapatos cosidos, y así nos luce el pelo en el siglo XXI señores...

Si te ha gustado, comparte y quédate con la mejor parte: