miércoles, 19 de diciembre de 2012

¡Traed ladrillo!

Seguro que muchos habéis visto esta escena de Los hermanos Marx en el Oeste, en la que Groucho pide más madera para que funcione la locomotora:


Pues mira que los personajes son distintos pero a mí es que me parece calcada a esta otra:




¡¿A que sí, a que son iguales?! Además tiene gracia que la última imagen que se ve en el primer vídeo sea la del tren totalmente destruido a costa de que la locomotora siga funcionando... Es precisamente lo que debe querer este otro personaje, Miguel Martín, que aunque ya quisiera él llegarle siquiera a la suela de los zapatos a Groucho, también me hace mucha gracia. Por si no lo habéis oído bien, lo que dice este irresponsable es que "el crédito ayuda a superar la crisis. Para proteger a las personas que están en peligro de quedarse sin casa, hay que dar más créditos y CREAR MÁS CASAS y no poner trabas a que el crédito resurja cuando hay problemas"... ¿Cómo te quedas?

No sé por donde empezar, de verdad... Veamos, el necio de Miguel es el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB). Esto es como si tu frutero te vende manzanas diciéndote que están riquísimas y al día siguiente te vende manzanas que están pochas y te dice que así están más ricas. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre el necio de Miguel y tu frutero? Muy fácil, a tu frutero como mucho le conocerán entre 25 y 1000 clientes, pero al necio de Miguel por desgracia le escucharán y le creerán decenas de miles de personas, un impacto mucho mayor que el de tu frutero a nivel nacional.

Lo que quiero decir con todo esto es que, en caso de que el necio de Miguel no estuviera bajo los efectos de ningún tipo de alucinógeno cuando dijo esto, lo que pretende es engordar esta crisis alimentándola de los mismos errores con la que se creó: más casas y más endeudamiento. ¡Más madera! Por si no ha quedado claro que a este hombre le da igual todo ser humano que no sea él, aquí dejo algunas de sus "iluminaciones":

Vamos, que cuando el necio de Miguel abre la boca sube el pan, la vivienda y su patrimonio, o por lo menos es lo que pasaba hace unos años, porque quiero pensar que ahora hemos aprendido la lección y sabemos que frases como "los precios han tocado fondo" no tienen que ser verdad sólo porque lo diga un señor con traje y corbata. El verdadero problema de todo esto es que la repercusión mediática de este tipo de personajes es enorme, y eso debería de tener una responsabilidad que ahora mismo no la tiene. Para entendernos, mentir es gratis; si alguien se lo cree y me beneficia, genial, y si me recriminan que es mentira, siempre podré rectificar (con menor repercusión mediática) diciendo que no quería decir eso... 
¡¡Y listo, asunto arreglado!! Burbuja 2.0 FAIL, try again... Y vaya si lo intentará, con la salida del "banco malo" os aseguro que tendremos  nuevas "perlas" del necio de Miguel.


Si te ha gustado, comparte y quédate con la mejor parte: