lunes, 26 de noviembre de 2012

Tengo Internet, y no dudaré en usarlo...

No es desde hace poco que llevo escuchando frases del tipo "Cuidado con Internet y las redes sociales que son peligrosas" o "No os creáis todo lo que se diga en Internet". Bueno, no quisiera ser tajante y decir que esto no es así, ya que en muchos casos y para muchas personas es cierto, y sobre todo la última frase. Pero es que me entra la risa floja cuando se lo oigo decir a algún que otro presentador o personaje público después de haber escrito por ejemplo un tweet "desacertado". Años comunicando por un medio unidireccional, sin capacidad de respuesta por parte de un receptor de dudosa maleabilidiad, sin poder rebatir la veracidad de la información comunicada, y ahora que existe una forma mundial de expresar una opinión... ¡¿Cuidado con Internet?! No perdona, cuidado con gente como tú.

Esto es como si quedas con miles de personas en mitad del monte para contarles lo que te dé la gana (sea verdad o no), la gente te grita y recrimina porque no les gusta nada lo que les has dicho y tu dices: "Cuidado con el monte, que es muy peligroso". Entonces, ¿lo peligroso es el medio de comunicación o la persona que lo usa con un fin deshonesto? Algún necio aprovecharía para indicar que pasa lo mismo con las armas, pero claro está que no tiene ni punto de comparación porque hasta donde yo sé, las armas tal y como las conocemos hoy en día fueron concebidas para matar, cosa que Internet no, que yo sepa...

Hay un comienzo en todo esto y es precisamente el nacimiento del ser humano. ¿Es malo al nacer? ¿Y bueno? ¿Un bebé recién nacido tiene el suficiente razocinio para discernir lo que está bien de lo que está mal? ¿Qué está bien y qué está mal? Vamos a suponer que un bebé ha nacido en cualquier ciudad de España y otro en una tribu caníval. Los dos se hacen adultos desarrollando su razocinio en base a una cultura y una forma de vida que les enseñan. Ahora supongamos que ambos se encuentran y se preguntan mutuamente su parecer por la forma en que viven y se alimentan. ¿Qué creéis que opinará el uno del otro? ¿Qué ha hecho que uno piense de forma distinta al otro? Pues la clave está precisamente en esa palabra en negrita, que no es otra cosa que EDUCACIÓN. La educación es la base de todo, y por supuesto para que una herramienta social como es Internet, sea usada correctamente. Realmente esto se puede extrapolar a cualquier herramienta, pero en este caso lo enfoco sobre Internet por lo contradictorio que es comentar que "es peligroso" cuando es enormemente beneficioso para la sociedad. Por ejemplo, ahora mismo en el sector de las telecomunicaciones es de los que menos paro tiene (ojo, que hay paro ¿eh?, y mucho), pero si no existiera Internet, podéis creerme que serían 4 gatos los que programarían software y sería un coto privado de escasa productividad...

Otro ejemplo de "criminalización" de Internet ha sido el reciente caso de Pablo Herreros, el bloguero que le ganó el pulso al programa La Noria de Telecinco para que la gente pidiera a los anunciantes del programa que no apoyaran ni pagaran indirectamente la entrevista con la madre de un asesino. Ahora Telecinco (y NO las marcas anunciantes) denuncia a Pablo por las pérdidas económicas causadas y le culpa de todo esto como precursor del movimiento que hizo que los anunciantes retiraran su publicidad de forma voluntaria... Podéis imaginaros los comentarios hacia este movimiento originado en las redes sociales y en Internet en general. Os animo a echarle un vistazo a esta presentación que hace un resumen muy interesante de lo estúpida que puede llegar a ser esta querella contra Pablo:


Así que por favor, usad Internet, discutid, comentad, no hagáis caso a ciegas de lo que se comunique por un medio que no permite réplica y además te intenta amedrentar para que no uses los que sí la permiten. Sacad vuestras propias conclusiones, que no lo hagan por vosotros, os daréis cuenta de muchas cosas. Por supuesto esta es mi propia opinión personal, no es un dogma, y aquí SÍ que se permite comentarla y rebatirla.


Si te ha gustado, comparte y quédate con la mejor parte: